Las empresas deben mantenerse a la vanguardia para conservar su competitividad, y qué mejor forma de hacerlo que a través de las redes sociales, herramientas que las ayudan a posicionar el nombre de una marca y a estar más en contacto con sus consumidores, entre otras funciones.

Un Community Manager (CM), es un profesional que se encargará de gestionar, interactuar y construir comunidades que se identifiquen con una marca en general, además de fortalecer las relaciones con el cliente; por ello debe poseer ciertas características que lo ayuden a desempeñar de forma óptima su trabajo.


Social Media


  • Analítico. ¡Pasión por medir lo medible!. Tiene que medir y evaluar las reacciones de los usuarios, y así determinar sus gustos.
  • Autodidacta como todo profesional que se desenvuelve en un mundo altamente cambiante, el CM debe mantenerse constante en su aprendizaje por cuenta propia, así como estar actualizado con las últimas herramientas y tendencias.
  • Buen escritor, puesto que los errores ortográficos son imperdonables. Debe escribir con coherencia, lógica, orden básico y sin errores.
  • Carismático, con la “chispa” necesaria para interactuar con los usuarios, de forma fácil y divertida, enganchándolos a la marca o negocio.
  • Comunicador. El porcentaje de asertividad y comunicación directa que tenga el CM, es directamente proporcional a la credibilidad de la marca o negocio.
  • Estratega. ¿Qué lo hace especial?. Su preparación y capacidad de abordar los temas estratégicos. En la medida que haga esto será un personaje más relevante para la organización.
  • Fan, y ¡el ejemplo comienza en casa!. El CM debe ser el principal seguidor: conocer el detalle de la marca, sus productos o servicios, ventajas y desventajas. Debe estar involucrado con el negocio que representa.
  • Geek, con una sinergia balanceada entre filosofía y tecnología. Debe tener destrezas para interactuar con los equipos de comunicación, así como también conocer el avance de las tendencias del momento.
  • Objetivo, demostrando su capacidad de separar sus opiniones y creencias personales, para concentrarse en las reglas del negocio.
  • Organizado. ¡El desorden es su antónimo!. La clave fundamental de un CM es su sentido organizacional y capacidad de priorizar trabajo, manteniendo la vista en lo estratégico.
  • Profesional, ético, innovador y proactivo son características fundamentales para alcanzar sus objetivos, crear oportunidades y mantener una imagen íntegra de la empresa.
  • ¡Sensible, pero no un oso de peluche!. La empresas necesitan una persona que piense “en” y “para” los usuarios: cuáles son sus motivaciones, sus deseos e inquietudes, estado de ánimo, soluciones a problemas, entre otros.

En conclusión el Community Manager es una persona con conocimientos sobre estrategias de comunicación en línea para llegar a la comunidad de manera efectiva. No sólo se requiere de ser un geek conectado todo el tiempo a las redes sociales, en realidad es una profesión emergente que requiere de aptitudes específicas para desarrollar un buen papel.