Una de las tendencias tecnológicas con mayor auge en la actualidad y en  los próximos años, es el Internet de las cosas, término que se refiere a una red de cosas conectadas a través de Internet con la capacidad de comunicarse entre sí, para mejorar las actividades cotidianas del hombre.

Cuando hablamos de cosas conectadas, hablamos de dispositivos programados que podrán ser accedidos remotamente, estos pueden ser desde tazas de café, neveras, lavadoras, sensores y hasta vehículos.

Hoy en día vemos cómo ha evolucionado el desarrollo de los llamados “wearables”, son dispositivos que se incorporan al cuerpo humano interactuando continuamente con el usuario, los podemos ver en forma de relojes, pulseras, anteojos, y otros más, utilizados para mejorar la calidad de vida de las personas, tomando en cuenta principalmente su salud y seguridad.

Wearables

El futuro del Internet de las cosas es increíble, estimaciones realizadas indican que dentro de tres años, 50 mil dispositivos estarán conectados a Internet y cada persona estará relacionada con varios dispositivos.  Todo nuestro entorno: hogar, oficina y vehículo estarán conectados a la red.


Muy pronto todas las empresas deberán adaptarse a esta tecnología, sin importar el sector al que se dedican. Por ejemplo, imagina que el sensor de una nevera detecta que existe una falla en la temperatura, la nevera se comunica con el taller de electrodomésticos y consulta si existe disponibilidad de técnico y el repuesto necesario; al realizar la tarea de coordinar la reparación, se envía un mensaje al celular o automóvil del usuario, indicando la fecha y hora de visita del técnico, facilitando tareas que la mayoría de las veces son tediosas. En este ejemplo, la tienda o taller de electrodomésticos debe habilitar su sistema de inventario, así como un nuevo modelo de atención al cliente.

Para mostrar hasta donde se puede llegar con el tema de hoy, les mostramos otros ejemplos interesantes del Internet de las cosas:

  • La nevera se comunica con el supermercado indicando los alimentos que necesitas, gestionando el envío de los productos a tu casa.
  • Encender electrodomésticos antes de llegar a casa.
  • Un reloj o pulsera que mide las pulsaciones de un paciente y envía notificaciones al médico en caso de existir alguna anomalía.
  • Lámparas con sensores que enciendan la luz cuando se detecta poca iluminación.
  • Zapatos que te informan la distancia recorrida un día o una semana.
  • Una nevera de refrescos que envía un mensaje al proveedor indicando que se está agotando el inventario.

Posiblemente se te ocurre otra aplicación, te invitamos a comentarnos tus ideas en este artículo, es extraordinario todo lo que se puede lograr con la interconexión de dispositivos y personas.

En Vivace nos apasiona este tema y en otra oportunidad estaremos comentando avances de esta tecnología.